TU PUEDES SER MUY FELIZ CON LO QUE NO TIENES

[one_half last=”no” spacing=”yes” center_content=”no” hide_on_mobile=”no” background_color=”” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” background_position=”left top” border_position=”all” border_size=”0px” border_color=”” border_style=”” padding=”” margin_top=”” margin_bottom=”” animation_type=”” animation_direction=”” animation_speed=”0.1″ class=”” id=””][imageframe lightbox=”no” lightbox_image=”” style_type=”none” hover_type=”none” bordercolor=”” bordersize=”0px” borderradius=”0″ stylecolor=”” align=”none” link=”” linktarget=”_self” animation_type=”0″ animation_direction=”down” animation_speed=”0.1″ hide_on_mobile=”no” class=”” id=””] TU PUEDES SER MUY FELIZ CON LO QUE NO TIENES[/imageframe][/one_half][one_half last=”yes” spacing=”yes” center_content=”no” hide_on_mobile=”no” background_color=”” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” background_position=”left top” border_position=”all” border_size=”0px” border_color=”” border_style=”” padding=”” margin_top=”” margin_bottom=”” animation_type=”” animation_direction=”” animation_speed=”0.1″ class=”” id=””][fusion_text]Un manco puede ser feliz con una mano. Lo será si acepta que eso que le falta, es sólo una parte, porque la vida es mucho más.

Si lo piensa bien, reconocerá que si no le faltara esa parte de su cuerpo, le faltaría otras cosas, tal vez porque pensamos que debemos tenerlo todo para ser feliz.

Muchas veces nuestra vida será algo limitada, pero no por eso, deja de ser bella, a su manera. Que no se te escape esa realidad!

Esto no significa, no tener objetivos, no tratar de alcanzar cosas nuevas, o dejar de proponerse algo más. Porque eso también es parte de la felicidad.

Pero siempre que uno ame y valore más lo que tiene y no tanto lo que no tiene, porque si uno ama mucho lo que le falta, y poco lo que sí tiene, siempre estará tristemente insatisfecho, con una especie de vacío en el corazón.

El Espíritu Santo quiere abrirnos los ojos, para que aprendamos a vivir nuestra vida así como es, con sus valores y sus límitaciones, sin estar envidiando la vida ajena y comparándonos con los demás.

Cada uno tiene que hacer su propio camino y recorrerlo con todo el corazón, porque tiene que vivir su vida, no la de los demás.

A veces hay que detenerse a mirar la propia vida bajo la luz del Espíritu Santo, hasta que podamos reconocer que también nuestra vida es bella, con todas sus imperfecciones, carencias y barreras.

Dejemos que el Espíritu Santo nos ayude a aceptarnos a nosotros mismos y a aceptar la vida, para emprender el viaje de cada día, con un corazón abierto.

La Vida es Bella Amén Un Abrazo Dios nos Ama y nos Bendice.

Enviado por: Luvia Guadalupe De La O.[/fusion_text][/one_half]