Virgen María Auxiliadora oración para necesidades laborales y económicas


Virgen María Auxiliadora oración para necesidades laborales y económicas

Virgen María Auxiliadora oración para necesidades laborales y económicas

Oh, María Auxiliadora, dulcísima Señora, cuyo Corazón es el refugio del Amor Santo, oh Reina mía, esperanza mía, y alegría mía, socórreme desde las Alturas con amor de Madre y con esplendidez de Reina, alcánzame, por tus merecimientos y por tu afabilidad, que sienta siempre en mi corazón la Paz del Altísimo, que mi paso sea firme y mi generosidad amplia y así sea digno de los favores de tu Divino Hijo Jesús.

Virgen María Madre de Dios, aclamada por todos los Ángeles y Santos en el Cielo y por nosotros tus hijos en la tierra, que no me falte nunca tu protección y eficaz auxilio.

Oh mi madre buena, mi madre complaciente, Tu que puedes leer en mi corazón y conoces mis más íntimos pensamientos ya sabes por la angustia que estoy pasando.

Me siento débil y lleno de desesperanza y no sé cómo salir de tanto sufrimiento, solo Tú, bella Señora, puedes hacer que cambie mi desdicha y halle la paz y la tranquilidad que tanto busco.

María, a Ti, que todo poder se te ha dado en Cielo y tierra, te ruego, con humildad y con todo mi ser, me ayudes a avanzar en mi vida diaria, bríndame tu socorro para que pueda prosperar y tenga un feliz desarrollo financiero y profesional, mándame tu auxilio en esta difícil situación, haz que pueda conseguir un trabajo o negocio productivo y el dinero que necesito con urgencia para que se acabe tanta carencia y problema en mi casa.

Virgencita Santa, si Tú estás a mi lado todo es posible, te suplico me ayudes a luchar contra la adversidad yo (decir su nombre) lo intento día a día, pero no puedo solo, mi familia merece algo mejor que lo que está padeciendo por culpa de mis problemas laborales y económicos, te ruego hagas posible que reciba de tu amado Hijo esto que con inmensa fe y esperanza solicito:

(Pedir ahora lo que usted desea conseguir).

Oh Santísima Virgen María Auxiliadora, oye los lamentos de tus hijos que, suplicantes, imploramos tu buen y poderoso patrocinio, despliega tu manto protector sobre los que llegamos a Ti, líbranos de las aflicciones y danos tu bendito consuelo ahora que estamos llenos de necesidades.

Con tu bondad y misericordia sácanos de apuros y asístenos en nuestros problemas cual amorosa madre.

Mándanos un rayo de Luz Divina para que nos ilumine y encienda nuestras vidas.

Haz que nuestra fe sea serena, valiente y fuerte y enséñanos a amar a Dios y a nuestros hermanos como en todo momento les amaste tú.

Por Jesucristo, nuestro hermano y Señor. Amén. Así sea. Rezar la Salve, Padrenuestro, Avemaría y Gloria. La oración y los rezos se hacen tres días seguidos.

Enviado por: Cristina Hurtado. (México)