Virgen de Guadalupe pido Tú Ayuda y Tú gran Intercesión

Virgen de Guadalupe pido Tú Ayuda y Tú gran Intercesión

Virgen de Guadalupe pido Tú Ayuda y Tú gran Intercesión.

Virgen de Guadalupe a quien amo tiernamente.

¡Oh Purísima Virgen de Guadalupe!

A quien amo tiernamente como a mi verdadera y dulcísima Madre, dígnate admitirme en tu sagrada presencia.

Aquí vengo a ofrecerte en unión de los Ángeles y de los Santos uno de los cuarenta y seis Rosarios con que deseo honrarte.

Este número debe de serte muy agradable, puesto que lo has escogido, para que sea una de las estrellas que adornen tu regio manto.

También vengo, oh Soberana Señora, a pedirte por una de mis necesidades públicas y particulares que me aquejan.

(Con fe y Amor se hace la petición a la Virgen de Guadalupe para su gran intercesión.)

¿A quién he de recurrir, si no a Tí que eres mi Madre?

Muéstrame la suave compasión que le mostrase a Juan Diego.

Verdad es, que no lo merezco porque no tengo las virtudes de aquel piadoso indio; más espero de tu misericordia infinita que me darás un corazón puro y amante como el suyo.

Entonces podré oír en el fondo de mi alma que alivias mis penas con aquellas mismas dulcísimas palabras que le dijiste.

“Hijito mío no te aflijas ¿Por ventura no estoy Yo aquí yo que soy tu Madre?

¿Por ventura no estás aquí acogido bajo mi amparo?”

¿Se te ofrece otra cosa?

Sí Madre mía dulcísima, sí se me ofrece otra cosa, además de las gracias que te estoy pidiendo.

Te suplico que bendigas a toda tu nación mexicana, de un modo especial protege a todos los que te sean más devotos, para que formando tu familia íntima en esta vida, tengan la dicha de formar tu corte predilecta allá en el cielo.

Desde donde contigo alabaremos eternamente al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

Enviado por: Lupita Avina.