Ser Madre es tan Hermoso que Dios quiso tener Una


Ser Madre es tan Hermoso que Dios quiso tener UnaUna madre es algo tan grande y tan hermoso que hasta Dios mismo quiso tener una…

¡María! Y como a Dios nadie le gana en generosidad, desde la cruz le da al mundo ese regalo tan grande y tan hermoso que es “La Madre”…

Nos regala a María, ¡Su Propia Madre! ¿Podrá el mundo valorar alguna vez, la magnitud de tamaña herencia?

María es el cáliz viviente que llevó a Jesús hecho hostia en su vientre.

María albergó en su seno a Aquel a quien ni los cielos ni la tierra pueden contener.

María le dio la vida a Quien es La Vida.

María dio a luz a Quien es La Luz del Mundo.

María alimento con sus pechos virginales a Quien es El Pan Vivo bajado del cielo.

María le enseñó a dar los primeros pasos a Quien es El camino.

María explicó las verdades de la Fe a Quien es La Verdad.

María le enseñó a balbucear las primeras sílabas a Quien es El Verbo de Dios.

María en Caná de Galilea le “adelanta la hora” a Quien es Eterno… a Quien es El Alfa y la Omega.

¿Podremos medir el valor y la hermosura de ésta Madre?

Ese Cristo agonizante, en testamento postrero nos dice: “Hijo, he ahí a Tu Madre”… Y desde ese momento María nos da a luz en el doloroso parto del Calvario.

Desde ese momento, el camino más directo para llegar a Jesús, ¡pasa por María!

AGRADECIÉNDOTE SANTA MADRE DE DIOS Y MADRE NUESTRA.
¡GRACIAS POR TU SI!

Enviado por: Profecías Católicas y Apariciones de Nuestra Señora.