San Miguel, San Rafael, San Gabriel, defiéndenos, sánanos y ayúdanos

San Miguel, San Rafael, San Gabriel, defiéndenos, sánanos y ayúdanos
San Miguel, San Rafael, San Gabriel, defiéndenos, sánanos y ayúdanos

San Miguel, San Rafael, San Gabriel, defiéndenos, sánanos y ayúdanos

San Miguel, San Rafael, San Gabriel, defiéndenos, sánanos y ayúdanos

Señor Enséñanos a servirte con amor y obediencia así como te sirven los Arcángeles:

San Miguel, San Gabriel, San Rafael.
San Miguel:

Príncipe de la milicia celestial ¿Quien como Dios?

“Nadie como Dios” defiéndenosen la lucha, se nuestro amparo y protector contra los espíritus malos que intentan vanamente perdernos, alienta a las almas moribundas al arrepentimiento sincero, y que por tu intercesión, alcancen la gracia y misericordia infinita de Dios al obtener el perdón de los pecados.

San Rafael:

Medicina espiritual de Dios; ven sana nuestras almas de las heridas
pasadas causadas por sentimientos de dolor y resentimientos, cura la ceguera que no permite ver sanadas esas heridas.

San Gabriel:

“Fuerza de Dios” “Enviado de Dios”

Ayúdanos a ser portadores de la buena nueva; a anunciar la palabra de Dios y a denunciar y renunciar a todo aquello que nos estorba a nuestra salvación.

Gracias Santo Ángel de mi Guarda, mi dulce compañía, no me desampares ni de noche ni de día, hasta que me pongas, en paz y alegría, con todos los Ángeles, los Santos, Jesús, José y María. Amén, Amén y Amén.

Autora: Luz del Carmen Gómez Orozco.