Sagrado corazón de Jesús oración para peticiones muy difíciles y desesperadas

Sagrado corazón de Jesús oración para peticiones muy difíciles y desesperadas

Sagrado corazón de Jesús oración para peticiones muy difíciles y desesperadas.

Señor, Dios nuestro, venimos ante tu presencia, por ser tú nuestra seguridad, nuestro refugio, más en estos tiempos donde todo lo que está sucediendo nos aflige y perturba.

Tú eres nuestro Dios y Salvador hoy y todo el tiempo.

Tú has sido nuestro Salvador y auxilio, y lo seguirás siendo para siempre.

Alabamos y glorificamos tu nombre.

Danos un nuevo espíritu hoy, oramos por ayuda nueva a través del evangelio traído por Jesucristo.

Que tu nombre sea santificado, que venga tu reino, y que se haga tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Mi Dios y Señor, me rindo ante ti, dejo todas mis cargas, mis ilusiones, mis preocupaciones delante de ti, en tus manos, sé que cuidarás de mí.

(Con mucha fe hacer la petición que usted necesita.)

Rescátame, Dios mío, de mis propios temores, de mis inseguridades y dame fuerza en Tí.

Señor, gracias por todos los momentos que me das y en los que me permites que te abra el corazón y te muestre todo lo bueno que aún permanece en mí.

Abro mis sentidos a Ti para entender que la posesión más grande que tengo es saber que reinas en mi corazón.

Ayúdame a entender y tenerlo siempre presente.

Señor, mi gran esperanza, diariamente espero este momento del día para rendirme sin reservas ante Ti y abrir mi corazón para dejarte entrar y que conozcas todo de mi.

Es momento para que me muestres, mi Jesús, todos los tesoros de tu infinito amor y que inclines tu oído para poder escuchar lo que yo necesito decirte.

(Nuevamente hacer la petición que usted necesita)

Te hablo como a un amigo, con la ventaja que mis anhelos no te son ajenos, ni mis luchas y mucho menos mis temores y aflicciones.

Bendito y alabado seas, mi Señor, te lo repito a cada momento y es mi deseo que con mi actuar te glorifique.

Que tu Santo Espíritu me dé el discernimiento necesario para poder dejar a un lado todo lo que no venga de Ti y me permita vivir siempre bajo la luz de Tu presencia que lo llena todo.

Ayúdame, consuélame, acompáñame, dame la ilusión de esperar cada día por tu misericordia y vivir descansando siempre en Tu paz.

Guarda mi corazón para que en él solo permanezca Tu palabra, que prospere y de fruto.

Te pido en este momento por tantos enfermos que solo esperan Tu mano sanadora para aliviar un poco sus sufrimientos.

Anima y fortalece a tantos que aguardan por una oportunidad de trabajo.

Tú que eres mi alegría, quédate a mi lado, No quiero estar solo en este momento.

«Tú eres mi refugio, mi castillo, ¡mi Dios, en quien confío!». Amén.

Dios nos Bendiga y mamá María nos cubra con su manto.

Enviado por: Carolina Herrera. (México)

Oraciones Poderosas