Un rosario bien rezado es una lluvia de rosas sobre el mundo


rosario bien rezado es una lluvia de rosas sobre el mundo

Un rosario bien rezado es una lluvia de rosas sobre el mundo.

En cada Ave María, que un alma amorosa dice con amor y fe, yo dejo caer una gracia.

¿Dónde? En todas partes sobre los justos para hacerlos más justos: sobre los pecadores para convertirlos.

¡Cuántas gracias llueven por el Ave María del Rosario!

Todo lo de mi Hijo les doy y todo lo de mi Hijo les santifica y salva.

Yo desaparezco en su esplendor; cumplo tan sólo con dar.

Solamente Él es la fuente inagotable de todas las gracias.

Mis almas predilectas, escúchenme: haced con espíritu alegre la voluntad del Señor, porque hacer su santísima Voluntad con tristeza, equivale a disminuir el gran mérito de hacerla.

La resignación ya es algo que Dios premia.

Pero la alegría de hacer la Voluntad de Dios, centuplica el mérito y por consiguiente el premio por cumplir esta Divina Voluntad, que siempre, siempre es justa incluso cuando al hombre no le parezca así.

Por lo tanto mis hijos:

¡HACED CON ESPÍRITU ALEGRE LO QUE DIOS QUIERE Y SERÁN AGRADABLES A ÉL Y A MÍ, VUESTRA MADRE!

Sé bendecido y ten paz, salud y amor.

Enviado por: Carlos Fernando Bustillos. (México)