Oración Señor pasa tu mano sanadora sobre este pecador

Oración Señor pasa tu mano sanadora sobre este pecador

Oración Señor pasa tu mano sanadora sobre este pecador

Oración Señor pasa tu mano sanadora sobre este pecador
Señor ven y pasa tu mano sanadora sobre este pecador.

Señor, hoy quiero pedirte que aumentes en mí la fe y la confianza para hacer más intensa mi relación contigo, pues a menudo me asaltan las dudas y tristezas por los problemas cotidianos que tengo sin resolver.

Ven y pasa tu mano sanadora sobre este pobre pecador y lléname de tu fuerza y serenidad en medio de las pruebas.

Ayúdame a desterrar el miedo y el dolor, a disipar mis angustias y a poner freno a la desesperanza que me invita a caminos de soledades y frustraciones.

Confío en tu poder, confío en que ninguna contrariedad me quitará el ánimo de seguir luchando y revelarme victorioso en tu nombre.

Clamo tu bendición ahora en este día que comienza.

Mi Señor, tus principales mandamientos de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a mí mismo los acepto con fidelidad y alegría.

¡Qué dicha tan grande se siente al amarte!

Qué bien Señor, se siente encontrar tu rostro en las buenas personas y quererlos.

Pero, también me enseñas algo radical, algo extremo de tu bondad, que sobrepasa todo razonamiento humano.

Me enseñas una locura inimaginable que no logro asimilar: Amar a los enemigos, amar a quienes me calumnian, me ofenden, me hacen daño… rezar por ellos

¿Qué enseñanza es esta mi Señor? ¿De dónde, mi Dios, se te ocurrió semejante hazaña jamás pensada por algún corazón humano? ¡Qué difícil! Es un mandato nuevo y proviene del centro de tu misericordia.

Tu gran misericordia es incomprensible para nosotros.

¿Cómo dudar de tu palabra? Tú eres la fuente de vida y todo lo que me pidas yo lo acepto, lo cumplo, porque te amo y quiero seguir tus pasos como debe ser.

Mi Dios, no puedo llamarme cristiano si mi bandera no es el perdón, la reconciliación y el amor.

Ven a vivir y reinar en mi corazón, porque Tú eres un Dios grande, poderoso e invencible.

Quiero comprenderte más, amarte y cumplir con tus mandatos de amor, porque me quieres digno de Ti.

Quiero mostrarle al mundo tu rostro día a día, amando y rezando por aquellos que buscan dañar a los míos y a mí. ¡Amén!

Propósito para hoy:
Por muy malos momentos que tenga, ofreceré mi trabajo con alegría por todas esas personas que no conocen el mensaje de Jesucristo.

Reflexionemos juntos esta frase:
“Conforta, Señor, a cuantos sufren, especialmente a los enfermos, a los necesitados, a los desempleados”.

Enviado por: Oscar Alejandro Tamez Bazan.