Oración para sentir la fuerza de Dios en toda preocupación y petición que haya en mi corazón


Oración para sentir la fuerza de Dios en toda preocupación y petición que haya en mi corazón
Oración para sentir la fuerza de Dios en toda preocupación y petición que haya en mi corazón

Señor, que nunca me abandonas, estoy ante Ti y mi corazón se regocija en Tu presencia.

Mi alma se eleva hasta el cielo con un solo clamor: “Ayúdame, Señor, Dios mío” y mi ser, inundado de fe y confianza, vive esperanzado en Tu intervención oportuna en todos mis asuntos para que siempre se haga Tu voluntad.

Permite que pueda sentir la fuerza de Tu amor en tiempos buenos y en momentos difíciles; en todos los aspectos de mi vida, en toda preocupación y petición que haya en mi corazón.

Esta noche quiero encomendarte todo a Ti: a los que esperan desde hace mucho tiempo por un trabajo digno; a las mujeres que desean poder engendrar un hijo en sus entrañas; a los enfermos que desde la cama de un hospital te suplican por su mejoría, ten misericordia de ellos; a los gobernantes y poderosos, para que, inspirados por Ti, ejerzan su función con justicia, para que sean honestos en su trato a las personas más débiles, por la paz en todo el mundo.

Señor ya siento Tu abrazo amoroso y como hijo tuyo te recuerdo:

“A Ti levanto mis ojos, a Ti que habitas en el cielo.
Como están los ojos de la esclava fijos en las manos de su señora, así están mis ojos, puestos en Ti Señor, esperando Tu misericordia”

(Hacer aquí la petición que usted necesita)

Que dicha poder tenerte hoy a mi lado para descansar confiado en ti señor.

Señor, Dios nuestro, buscamos tu presencia y anhelamos encontrarte.

Que nosotros te encontremos como tu pueblo te encontró en el pasado cuando tú te acercaste con muchas señales y milagros.

Que nuestros corazones comparezcan ante ti con respeto y confianza y que obtengan fuerza de ti.

Que muchos en nuestro tiempo te busquen y reciban tu consuelo y ayuda, porque tú provees fuerza y valor a los pobres y desamparados, a los que sufren y a los que mueren.

No permitas que nuestra era pase en vano, oh gran Dios, todopoderoso.

Con seguridad un nuevo tiempo debe llegar, un día nuevo debe nacer en la era actual. Esta es tu voluntad y en tu voluntad confiamos. Amén.

Enviado por: Carolina herrera (México)