ORACIÓN AL SANTO ECCE HOMO

oracion al santo ecce homoORACIÓN AL SANTO ECCE HOMO.

Detén ¡Oh Dios benigno!
tu azote poderoso
y calma bondadoso
tu justa indignación.

Perdónanos y olvida
que te hemos ofendido
y que hemos afligido
tu amante corazón.

Acuérdate que siempre
que te hemos invocado,
benigna se ha mostrado
tu soberana faz.

No nos niegues
ahora tu gracia y tus favores
suspende tus rigores
concédenos la paz.

Acuérdate que un tiempo,
¡Señor Omnipotente!
nuestra Plegaria ardiente
tu compasión movió.

Acuérdate que entonces
tu diestra poderosa
tendiste, y la espantosa
borrasca se calmó.

Mas luego te enojaron
tus míseras ovejas:
¿y sus dolientes quejas,
no quieres ya escuchar?

Y clama el sacerdote,
la virgen y el anciano,
¿más la irritada mano
no quieres levantar?

Tan enojado te hallas
contra la grey amada
que al verla esclavizada,
llorando su orfandad,
¿dejas que el lobo hambriento
empiece a devorarla,
pudiendo consolarla
y darle libertad?

¿Nada esperar podremos
Señor de tu indulgencia?
¿Tu amor y tu clemencia
se han agotado ya?
¿Si tú nos abandonas,
en quién esperaremos
a quién acudiremos
y quién nos salvará?

¡Oh Padre! Si no bastan
los males que sufrimos
y el llanto que vertimos
para alcanzar perdón,
al menos, Dios eterno,
nuestra plegaria escucha
y haz que venza en la lucha
tu santa religión.

Protege a tu ministro
nuestro Pastor amado,
que hoy gime atribulado,
del santo altar al pie,
y haz que nosotros antes
perdamos la existencia
que nuestra santa creencia,
nuestra divina fe.

Mas tus decretos, Señor,
en todo cumplidos sean:
Es todo lo que desean
mi fe, esperanza y amor. Amén.