Oración al Espíritu Santo para estar tranquilo y menos preocupado

Oración al Espíritu Santo para estar tranquilo y menos preocupado
Oración al Espíritu Santo para estar tranquilo y menos preocupado

Oración al Espíritu Santo para estar tranquilo y menos preocupado

Oración al Espíritu Santo para estar tranquilo y menos preocupado
Espíritu Santo ábreme caminos de bendición para estar tranquilo y menos preocupado

Bendito seas Señor y alabado sea tu Nombre para siempre.

Gracias por tu amor que me llenará de fuerzas, para no caer ni desfallecer en los desafíos que se me presentan.

Tú amor y tu Espíritu Santo, es que el que me hace recobrar la fortaleza y me hace estar más tranquilo y menos preocupado.

Recurro a tu Espíritu Santo para que siempre abogue por mi salud y la de los míos.

Te pido por mi familia para que los hagas mejores seres humanos y luchen también cada día para vencer sus defectos, así como también yo lo intento.

Gracias por cuidarme y hacerme sentir tranquilo.

Señor, tu Palabra es fuente de sanación y de alegría, es como fuego inextinguible que hace liberar del mal a todos los oprimidos y sacude los cimientos más sólidos del pecado.

Te pido que me ayudes a fiarme de Ti y de tus promesas.

Ayúdame a entender que tu Palabra puede obrar milagros en mi vida, y que sólo a través de ella, mis oraciones podrán tener los frutos deseados.

(Con mucha fe hacer la petición que usted tanto necesita)

Te confío mi vida, mis proyectos, mis retos, ven y aleja de mi mente todo sentimiento de desesperanza que me haga ver a los obstáculos de mayor tamaño del que son realmente y que no los pueda superar.

Sacude fuerte todos mis sentidos para ponerlos en sintonía a tu fe y tu verdad.

Sólo Tú puedes darme la paz y traerme un equilibro sano a mi vida para poder actuar con firmeza y valentía.

(Hacer nuevamente la petición que usted necesita)

Ayúdame a acercarme más a Ti con plena confianza, con la certeza de que me escuchas y que con tu poder puedes crear ambientes luminosos y llenos de vida a mi alrededor.

Con tu gracia sé que puedo expulsar los demonios que viven en mi interior, esos que me roban las ilusiones, esos demonios del egoísmo y la soberbia, que me enceguecen y endurecen mi corazón.

Ven mi Señor, Irradia en mi alma todo el poder del Espíritu Santo y con tu fuerza sanadora ábreme caminos de bendición.

Tú eres Palabra de fuerza, Palabra que sana y libera, Palabra creadora que despoja de la soledad a todas las almas abatidas restaurándolas con tu amor. Amén.

Enviado por: Oscar Alejandro Tamez Bazan. (México)