Intercesión de la Virgen María Madre ante su Hijo Nuestro Señor

Intercesión de la Virgen María Madre ante su Hijo Nuestro Señor
Intercesión de la Virgen María Madre ante su Hijo Nuestro Señor.

Dios te salve María!

Hoy te saludamos con toda alegría, con toda devoción! Tú eres la esperanza del mortal que ansía tu amor!

A ti recurrimos oh Madre de Dios y Madre nuestra, para suplicarte intercedas ante tu Divino Hijo y Señor Nuestro Jesucristo, por todos los niños del mundo, en especial por los enfermos, internados que luchan contra crueles enfermedades, por los que sufren hambre, abandono, violencia.

Cúbrelos Oh Madre Celestial con tu Sagrado y Poderoso Manto Maternal y así sanarán y serán asistidos.

También te rogamos por nosotros pecadores, aumenta tu presencia en nuestra vida, enseñanos a amar como lo haces Tú y a poner a Dios primero en nuestra vida.

Eres la Rosa Celestial que perfuma e ilumina mi sendero cuando en la noche mi alma presa entre tristezas y pesares te busca y encuentra tu Maternal consuelo.

Virgen María! Tú eres la Madre mas pura, humilde y generosa, la estrella que nos guía en el camino de la salvación! En ti confío, oh Madre Sagrada! ! Escucha mis súplicas te lo pido con devoción.

(Con mucha Fe, hacer la Petición que se necesita.)

Madre danos tu bendición Durante el día y antes de irnos a dormir.

Cúbrenos con tu Manto Divino, cuídanos y protégenos de todo mal y peligro a todos mis seres queridos y amigos y no permitas que nada ni nadie nos haga daño ni nos lastime.

Si hay alguien que nos hace daño perdónales porque no saben lo que hacen.

Bajo tu amparo nos acógenos para que nos ayudes a recibir el milagro que más necesitamos en este momento.

Pon tu mano de poder y ayúdanos a sanar aquí y ahora todas esas memorias de enfermedad, todo insomnio, depresión, odio, resentimiento, soledad, rencor, y ansiedad que hay dentro de nosotros.

Llévate todas nuestras preocupaciones, cansancio, angustias y tristezas.

Ayúdanos a sanar, a restaurar y a fortalecer cada célula de nuestro cuerpo aquí y ahora.

Todo esto lo pido en el poderoso nombre de nuestro señor Jesucristo.

Que la presencia y la bendición de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo nos acompañe SIEMPRE.

Gracias Madre Santísima, te Amo.

Enviado por: Adriana Alcaras.