Espíritu Santo oración para casos urgentes y desesperados

Espíritu Santo oración para casos urgentes y desesperados Espíritu Santo oración para casos urgentes y desesperados

Espíritu Santo oración para casos urgentes y desesperados

Espíritu Santo oración para casos urgentes y desesperados
Espíritu Santo envía desde el cielo un rayo de tu luz.

Ven Espíritu Santo, y envía desde el cielo un rayo de tu luz.

Ven, Padre de los pobres, ven a darnos tus dones, ven a darnos tu luz.

Consolador Lleno de Bondad, dulce huésped del alma, suave alivio para el hombre.

Descanso en el trabajo, la templanza en Las pasiones, alegría en nuestro de llanto.

Penetra con tu Santa Luz en Lo Más íntimo del Corazón de Tus Fieles.

Sin tu ayuda divina no hay nada en el hombre, nada que sea inocente.

Lava nuestras manchas, riega nuestra aridez, cura nuestras heridas.

Suaviza nuestra dureza, enciende nuestra frialdad, corrige nuestros desvíos.

Envía a tus fieles que confían en Ti, tus siete dones sagrados.

Premia nuestra virtud, salva nuestras almas, danos la eterna alegría.

¡Amén. Aleluya!

Ten Misericordia de Nosotros Señor.

(Aquí Hacer con fe la petición que desea obtener)

Padre nuestro que estás en el Cielo, durante esta época de arrepentimiento ten misericordia de nosotros.

Con nuestra oración, nuestro ayuno y nuestras buenas obras, transforma nuestro egoísmo en generosidad.

Abre nuestros corazones a tu palabra, sana nuestras heridas del pecado, ayúdanos a hacer el bien en este mundo.

Señor y Dios nuestro, te doy gracias porque eres un Padre bueno con todos tus hijos, y todas tus criaturas.

Yo te debo todo; la vida, la salud, la familia, la presencia de tu Santo Espíritu en mí; por eso te estoy eternamente agradecido, porque cada instante de mi vida, es un don de tu amor.

Gracias Señor Dios, por todo lo bueno que me rodea; la gente, especialmente los niños, que son el reflejo más transparente de tu bondad, y de tu belleza.

Gracias en fin, por ti mismo, Dios y Padre nuestro.

Que transformemos la obscuridad y el dolor en vida y alegría, concédenos estas cosas por nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Lindo día y Bendecida noche!
Enviado por: Sandra Connelly.