EL ESPÍRITU SANTO ES LUZ EN LA GENTE

[one_half last=”no” spacing=”yes” center_content=”no” hide_on_mobile=”no” background_color=”” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” background_position=”left top” border_position=”all” border_size=”0px” border_color=”” border_style=”” padding=”” margin_top=”” margin_bottom=”” animation_type=”” animation_direction=”” animation_speed=”0.1″ class=”” id=””][imageframe lightbox=”no” lightbox_image=”” style_type=”none” hover_type=”none” bordercolor=”” bordersize=”0px” borderradius=”0″ stylecolor=”” align=”none” link=”” linktarget=”_self” animation_type=”0″ animation_direction=”down” animation_speed=”0.1″ hide_on_mobile=”no” class=”” id=””] EL ESPÍRITU SANTO ES LUZ EN LA GENTE[/imageframe][/one_half][one_half last=”yes” spacing=”yes” center_content=”no” hide_on_mobile=”no” background_color=”” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” background_position=”left top” border_position=”all” border_size=”0px” border_color=”” border_style=”” padding=”” margin_top=”” margin_bottom=”” animation_type=”” animation_direction=”” animation_speed=”0.1″ class=”” id=””][fusion_text]El Espíritu Santo actúa por todas partes, y deja estelas de luz en la vida de la gente.

Él no hace distinción de personas. No le interesa si son negros o blancos, inteligentes o no, famosos o ignorados, fuertes o débiles. Sólo le interesa que son seres humanos, y en todos realiza su obra.

Por eso, no pensemos que el Espíritu Santo está solamente en algunos seres especiales, en los grandes sabios, en personas que saben expresarse o que hablan de una forma muy agradable, o en aquellos que han estudiado mucho y saben muchas cosas.

El Espíritu Santo actúa en un ama de casa, en un catequista, en un trabajador.

Actúa tanto en un misionero como en un monje, tanto en un niño como en un anciano.

En todos logra dejar algo bueno y lo hace de miles de maneras diferentes.

Por eso no podemos encasillarlo, y no podemos decir de qué forma actúa.

Él actúa como quiere, cuando quiere y donde quiere, y produce actos de bondad, de generosidad y de entrega en todos los corazones.

Él puede derramar algo bello también en un gran pecador, más allá de sus miserias y de sus debilidades.

Es bueno abrir los ojos y ampliar nuestra mente, para que no seamos negativos, y podamos reconocer todas las pequeñas y grandes cosas que hace el Espíritu Santo por todas partes. Amén! Dios nos Ama y nos Bendice!

Gracias Dios Padre por un bello hermoso amanecer con una ternura de paz y amor bendito sea mi Dios Padre Celestial.

Buen Día Bendiciones en abundancia para tu vida y toda tu familia en esta bella semana que la luz y la sabiduría brillen en tu vida en este lindo día un abrazo en cristo Jesús Dios nos ama y nos Bendice amén

Enviado por: Luvia Guadalupe De La O.[/fusion_text][/one_half]