Oración a la Divina Misericordia para peticiones desesperadas y urgentes

Oración a la Divina Misericordia para peticiones desesperadas y urgentes

Oración a la Divina Misericordia para peticiones desesperadas y urgentes.

Señor de la Divina Misericordia, bendito y alabado seas.

Dios Padre busco tu cercanía para darte gracias porque inclinas tu oído cuando busco ayuda para mis problemas y dificultades.

Siempre vienes a mi dándome fortaleza y enviándome tu Santo Espíritu para que con paciencia y sin desesperarme pueda esperar que mis oraciones sean contestadas.

En silencio aguardo en paz por tus deseos de bienestar en mi vida y tu promesa de tenerme bajo tus alas en medio de la tormenta.

Canto junto al salmista:

“Tu eres mi bienhechor, mi alcázar, donde me pongo a salvo; mi escudo, mi refugio”.

Preciosa es tu misericordia que derramas como brisa fresca sobre todos tus hijos.

Hoy te leo mi lista de agradecimientos y peticiones y abrazado a Ti espero la llegada del nuevo día.

(Hacer aquí con fe la petición que usted necesita)

Cuento solo contigo, mi dulce Jesús de Nazareth, porque eres mi todo.

Señor, Tú eres un Dios de amor, siempre estás atento a las necesidades y súplicas de tus hijos, pues eres Bueno y tu misericordia alcanza para todos.

Levanto la mirada al cielo vislumbrando las nuevas acciones que vienen sobre mi vida y el aprendizaje que me dejarás en cada una de ellas.

Tú derramas bendiciones sobre mí desde el amanecer hasta el ocaso.

Quiero convertirme en un mejor discípulo, en tu más grande y preciado tesoro.

Quiero estar limpio para Ti, libre de miedos, angustias y desequilibro emocional, para poder servirte con total pasión y que saques lo mejor de mí.

Te amo y confío en tu providencia, en tu poder que renueva mis fuerzas gastadas y me da el impulso para alcanzar los sueños que me proponga.

Dame un corazón noble pero valiente, que sepa enfrentar cada prueba con dignidad.

Que mi fe crezca y me haga digno de ver las maravillas de tu Reino.

Te suplico que me mantengas en tus manos y me alimentes con el pan de tu Palabra, de tu amor, de esa compasión que acoge y de tu perdón liberador.

Tú conoces mis planes y todo lo que quiero lograr, es por ello que, con tu compañía, podré sonreír al verlos levantados en victoria en tu Nombre. Amén.

Enviado por: Carolina Herrera. (México)

Oraciones Poderosas