Cuando algún problema te agobia cuéntaselo al Espíritu Santo

Cuando algún problema te agobia cuéntaselo al Espíritu Santo
Cuando algún problema te agobia cuéntaselo al Espíritu Santo

Cuando algún problema te agobia cuéntaselo al Espíritu Santo

Cuando algún problema te agobia cuéntaselo al Espíritu Santo
Cuando algún problema te agobia, tienes que detenerte a contárselo al Espíritu Santo.

Nadie te pide que enfrentes tus dificultades solo. Lo tienes a Él!

Pero no le cuentes sólo lo que te sucede, sino lo que sientes en tu interior a causa de ese problema.

Porque a veces lo peor no son las cosas que nos pasan, sino lo que nos hacen sentir por dentro.

Si has discutido con un hijo o con un amigo, quizás no sufras tanto por la discusión, sino porque esa discusión te hace sentir que todos te abandonan, que nadie es fiel, o que eres desagradable y por eso nadie te ama.

Quizás eso despierte tu temor a quedar solo y abandonado.

Las cosas que nos pasan despiertan todos nuestros monstruos interiores.

Por eso, es necesario que le cuentes todo al Espíritu Santo, todo eso que da vueltas en tu interior.

Porque Él puede ayudarte a resolver tu problema, pero sobre todo puede curarte interiormente, para que no te sientas tan débil, para que no te sientas tan solo, para que puedas sacar lo mejor de tu ser y salgas adelante.

Es mejor que derrames todo en su presencia sin ocultar nada, y que dejes que Él te consuele. Porque el Espíritu Santo es el verdadero “Consolador”.

Que el Dios de toda esperanza los colme de gozo y paz en el camino de la fe y haga crecer en ustedes la esperanza por el poder del Espíritu Santo. Amén!

Enviado por: Luvia Guadalupe De La O.