Servicios.

ANUNCIACIÓN Y ENCARNACIÓN DEL HIJO DE DIOS

Al entrar al mundo dijo el Señor: Vengo, oh Dios, para hacer tu voluntad.
La Anunciación y Encarnación del Hijo de Dios es el hecho más maravilloso y extraordinario, el misterio más entrañable de las relaciones de Dios con los hombres y el más trascendental de la historia de la humanidad: ¡Dios se hace hombre y para siempre!
La piedad popular ha representado desde antiguo a Santa María recogida en oración cuando recibe al ángel: Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo.
Nuestra Madre quedó turbada ante estas palabras, pero con una turbación que no la deja paralizada, Ella conocía bien la Escritura por la instrucción que todo judío recibía desde los primeros años y, sobre todo, por la claridad y penetración que le daban su fe incomparable, su profundo amor y los dones del Espíritu Santo.
Por eso entendió el mensaje de aquel enviado de Dios, Su alma está completamente abierta a lo que Dios le va a pedir, el ángel se apresura a tranquilizarla y le descubre el designio del Señor sobre ella, su vocación: has hallado gracia delante de Dios -le dice-: concebirás en tu seno y darás a luz a un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.
"El mensajero saluda, en efecto, a María como llena de gracia: la llama así como si éste fuera su verdadero nombre, no llama con el nombre que le es propio en el registro civil, Miryam (María), sino con este nombre nuevo: llena de gracia.
¿Qué significa este nombre? ¿Por qué el arcángel llama así a la Virgen de Nazaret?
"En el lenguaje de la Biblia, gracia significa un don especial que, según el Nuevo Testamento, tiene la propia fuente en la vida trinitaria de Dios mismo, de Dios que es amor (cfr. 1 Jn 4, 8)" (4). María es llamada llena de gracia porque este nombre designa su verdadero ser.
Cuando Dios cambia un nombre a alguien o le da un sobrenombre, le destina algo nuevo o le descubre su verdadera misión en la historia de la salvación.
María es llamada llena de gracia, agraciadísima, en razón de su Maternidad divina, el anuncio del ángel descubre a María su propio que hacer en el mundo, la clave de toda su existencia, la Anunciación fue para Ella una iluminación perfectísima que alcanzó su vida entera y la hizo plenamente consciente de su papel excepcional en la historia de la humanidad.
"María es introducida definitivamente en el misterio de Cristo a través de este acontecimiento".
Cada día -en el Ángelus-, muchos cristianos en todo el mundo recordamos a Nuestra Madre este momento inefable para Ella y para toda la humanidad; también cuando contemplamos el primer misterio de gozo del Santo Rosario, procuremos meternos en esa escena y contemplar a Santa María que abraza con amorosa piedad la santa voluntad de Dios. "Cómo enamora la escena de la Anunciación. -María -¡cuántas veces lo hemos meditado!- está recogida en oración..., pone sus cinco sentidos y todas sus potencias al habla con Dios, en la oración conoce la Voluntad divina; y con la oración la hace vida de su vida: ¡no olvides el ejemplo de la Virgen!".
Aquí estoy para hacer tu voluntad.
La Trinidad Santísima había trazado un plan para Nuestra Señora, un destino único y absolutamente excepcional: ser Madre del Dios encarnado, pero Dios pide a María su libre aceptación, No dudó Ella de las palabras del ángel, como había hecho Zacarías; manifiesta, sin embargo, la incompatibilidad entre su decisión de vivir siempre la virginidad, que el mismo Dios había puesto en su corazón, y la concepción de un hijo.
Es entonces cuando el ángel le anuncia en términos claros y sublimes que iba a ser madre sin perder su virginidad: El Espíritu Santo descenderá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el que nacerá será llamado Santo, Hijo de Dios.
María escucha y guarda en su corazón estas palabras, ninguna resistencia en su inteligencia y su corazón: todo está abierto a la voluntad divina, este abandono en Dios es lo que hace al alma de María ser buena tierra capaz de recibir la semilla divina, Ecce ancilla Domini..., he aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra.
Nuestra Señora acepta con inmensa alegría no tener otra voluntad y otro querer que el de su Amo y Señor, que desde aquel momento es también Hijo suyo, hecho hombre en sus purísimas entrañas, se entrega sin limitación alguna, sin poner condiciones, con júbilo y libremente.
"Así María, hija de Adán, al aceptar el mensaje divino, se convirtió en Madre de Jesús y, al abrazar de todo corazón y sin entorpecimiento de pecado alguno la voluntad de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor a la Persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la redención con Él y bajo Él, con la gracia de Dios omnipotente, con razón, pues, piensan los Santos Padres que María no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libre"
La vocación de Santa María es el ejemplo perfecto de toda vocación.
Entendemos la vida nuestra y los acontecimientos que la rodean a la luz de la propia llamada, es en el empeño por llevar acabo ese designio divino donde encontramos el camino del Cielo y la propia plenitud humana y sobrenatural, la vocación no es tanto la elección que nosotros hacemos, Dios nos ha llamado y nos llama a través de mil circunstancias que es necesario saber interpretar con fe y con un corazón limpio y recto, No me habéis elegido vosotros a Mí, sino que Yo os elegí a vosotros.
"Toda vocación, toda existencia, es por sí misma una gracia que encierra en sí otras muchas, hoy le será muy grato a Dios que le demos gracias por las incontables luces que han ido señalando el itinerario de nuestra llamada, y que lo hagamos a través de su Madre Santísima que tan fidelísimamente correspondió a lo que el Señor quiso de Ella " No temas.
Aquí radica el elemento constitutivo de la vocación, el hombre, de hecho, teme.
Teme no solamente ser llamado al sacerdocio, sino también ser llamado a la vida, a sus obligaciones, a una profesión, al matrimonio, este temor muestra un sentido de responsabilidad inmadura, hay que superar el temor para acceder a una responsabilidad madura: hay que aceptar la llamada, escucharla, asumirla, ponderarla según nuestras luces, y responder: sí, sí.
No temas, no temas, pues has hallado la gracia, no temas a la vida, no temas tu maternidad, no temas tu matrimonio, no temas tu sacerdocio, pues has hallado la gracia.
Esta certidumbre, esta conciencia nos ayuda de igual forma que ayudó a María, en efecto, "la tierra y el paraíso esperan tu sí, oh Virgen Purísima".
Son palabras de San Bernardo, famosas y hermosísimas palabras, espera tu sí, María, espera tu sí, madre que vas a tener un hijo; espera tu sí, hombre que debes asumir una responsabilidad personal, familiar y social... "Ésta es la respuesta de María, la respuesta de una madre, la respuesta de un joven: un sí para toda la vida", que nos compromete gozosamente.
La respuesta de María - fiat- es aún más definitiva que un simple sí.
Es la entrega total de la voluntad a lo que el Señor quería de Ella en aquel momento y a lo largo de toda su vida, este fiat tendrá su culminación en el Calvario cuando, junto a la Cruz, se ofrezca juntamente con su Hijo.
El sí que nos pide el Señor, a cada uno en su propio camino, se prolonga a lo largo de toda la vida, en acontecimientos pequeños unas veces, mayores otras, en las sucesivas llamadas, de las cuales unas son preparación para las siguientes.
El sí a Jesús nos lleva a no pensar demasiado en nosotros mismos y a estar atentos, con el corazón vigilante, hacia donde viene la voz del Señor que nos señala el camino que Él traza a los suyos, en esta correspondencia amorosa se van entrelazando, en perfecta armonía, la propia libertad y la voluntad divina.
Pidamos hoy a Nuestra Señora el deseo sincero y grande de conocer con más hondura la propia vocación, y luz para corresponder a las sucesivas llamadas que el Señor nos hace.
Pidámosle que sepamos darle una respuesta pronta y firme en cada circunstancia, pues sólo la vocación es lo que llena una vida y le da sentido.

Enviado por: Joanna Trejo de Solis

 

rEGRESAR...