Servicios.

APÓSTOL DE MARÍA AUXILIADORA DON SAN JUAN BOSCO

En 1868 Don Bosco escribe 7 pequeñas obras literarias sobre la devoción a María Auxiliadora.
Tres monumentos vivos se levantaron en su nombre: el Instituto de las Hijas de Maria Auxiliadora de 1872; la Obra de Maria Auxiliadora para el cultivo de vocaciones tardías de 1876 y la Asociación de Devotos de Maria Auxiliadora que reúne, orienta y organiza a todos los cristianos que deseen vivir la devoción a Maria bajo esta advocación.
De esta manera, Don Bosco propaga la devoción a Maria Auxiliadora celebrando todos los años su fiesta con solemnidad el día 24 de mayo, predicando y promoviendo novenas.
Y sobre invocando su protección mediante la Bendición de Maria Auxiliadora , la cual, obtuvo Don Bosco los milagros obrados en Italia, Francia y España. A los primeros misioneros le recomendaba:
“ Propaguen la devoción a Maria Auxiliadora, a Jesús sacramentado y veréis lo que son los milagros”.

Modelo de devoto

La devoción a Maria Auxiliadora desarrolla en Don Bosco su sentido eclesial, misionero, de adhesión al Papa y a los Obispos, su interés por ayudar a resolver los problemas de los jóvenes y de los pobres.
Esto siempre fue prioridad de la Iglesia en todos los tiempos y lugares.
Descubrimos de este modo que la devoción a la Madre de Dios determina en Don Bosco rasgos fundamentales del perfil de su personalidad cristiana y que no es solo por obtener un titulo ni por construir un santuario.

Su devociÓn mariana

El Concilio Vaticano II ratifica esta devoción a Maria Auxiliadora.
Ser devoto de María Auxiliadora como Madre de Dios y Madre de la Iglesia, es invocar su auxilio sobre la Iglesia, especialmente sobre el Papa y los obispos, es tener sentido de Iglesia y procurar vivir y desarrollar la virtud de la esperanza siendo humildes y conscientes de sus propias limitaciones.
Y al mismo tiempo, siendo optimistas y magnánimos para trabajar con el apoyo que Dios manda por medio de Maria.

 

ANTERIOR SIGUIENTE

contador de visitas
contador de visitas