Servicios.

VENID A LA FIESTA DE DON BOSCO

 

Hubo un hombre enviado por Dios que se llamaba Juan ... Juan Bosco.

 

Para unos fue un loco, otros lo trataron de temerario, lo cierto es que fue un soñador y un gran santo, pero lo que fue, sobre todo, fue el Padre, el Maestro y el Amigo de cientos y miles de jóvenes que en el siglo pasado habían ido a Turín a buscar trabajo y vagaban solos por las calles y plazas sin saber qué hacer ni dónde ir. La casa de Don Bosco fue su casa.

 

Pero eh!, vosotros, no os quedéis en la puerta. Entrad en la casa de Don Bosco.

 

Venid, que vamos a celebrar la fiesta. Venid a la fiesta de Don Bosco. Venid a la FIESTA!

 

Inicio de un gran sueño que hace 150 años que comenzó.

Inicio de una historia de amor entre un hombre y todos los jóvenes del mundo. Inicio de una utopía que, por una vez se pudo hacer realidad.

Inicio... de un sueño.

 

1: María - Sueño de los 9 años.

 

Todo comenzó cuando Juan Bosco era muy pequeño. Tuvo un sueño. Un sueño que marcó toda su vida. En este sueño unos chicos se estaban peleando e insultando. Juan Bosco, que era un chico fuerte y sano como un diente de ajo e intentó que pararan, y lo hizo a puñetazos. La batalla era apoteósica, tanto es así que después, cuando se despertó, a Juan Bosco le dolían los puños de los golpes que había dado.

 

Pero he aquí, que en medio de la batalla con aquellos chicos, sin saber cómo, vio que se habían convertido en corderos, todos mansos ellos, que jugaban en el prado. Y una Señora bellísima que le dijo: Con golpes, no, sino con amor.

 

Hazte humilde, fuerte y robusto. Este es tu camino. Y el sueño se acabó. ¿O quizás no? Quizás deberíamos decir que el sueño... comenzó.

 

2: Cárcel.

 

A partir de ese sueño comienza una larga carrera de dificultades para Juan Bosco. Lo tiene muy claro: quiere ser un cura para los jóvenes. Pero no tiene dinero. Trabajando y superando las dificultades lo llega a conseguir.

 

Visitando las cárceles, por las calles ve cómo es la situación de los jóvenes obreros de su ciudad, y decide que la cosa no se puede quedar así. Pronto es bien conocido por los chicos de Turín, desde los que están en la cárcel, que esperaban con ansia la visita de Juan Bosco (quizá la única que recibían cada semana) hasta los chicos que trabajan en los talleres. Son sus amigos. Les ayuda en lo que puede, pero no es suficiente.

 

Es verdad que nunca llueve a gusto de todos y, si los chicos eran todos amigos suyos, hubo otras personas que no veían claro lo que Don Bosco pretendía.

 

Tanto es así que más de una vez estuvieron a punto de darle una paliza y una vez, incluso, una bala le agujereó la sotana (sólo la sotana, por suerte).

 

3: El sueño continúa.

 

Don Bosco ya tiene una casa: el Oratorio. Los chicos se recogen a cientos.

 

Don Bosco crea para ellos escuelas, talleres para aprender oficios, lugares de juego y de recreo, catequesis, iglesia, y un ambiente que no está nada mal.

 

Siempre decía que quería que su obra fuera a la vez casa donde los chicos se encontraran a gusto, escuela donde pudieran aprender, iglesia para encontrarse con Jesús, y patio para poder jugar y pasarlo bien. Pero Don Bosco no tenía un euro, ¿recordáis? ¿Cómo ha sido posible todo esto.

 

Gracias a Dios, a María Auxiliadora, y a un montón de buena gente que ayudaba a Don Bosco de todas las maneras, porque veían que lo que hacía era una buena cosa. Algunos le ayudaban con dinero, algún cura incluso le regaló el reloj para que lo vendiera. Pero otros ayudaban con su esfuerzo y su trabajo. Algunas personas estaban con Don Bosco y con los chicos, especialmente su madre, Mamá Margarita. Algunos de ellos, y algunos de los jóvenes mayores, eran los maestros de los chicos que Don Bosco tenía. Pocos años más tarde todo esto se convertiría en la Sociedad Salesiana, los salesianos. www.webdepastoral.cat

 

4: Música Teatro.

 

¿Qué tenía Don Bosco que todos los jóvenes le iban detrás? Evidentemente, un sueño que quería hacer realidad. Pero, sobre todo, una nueva manera de entender a los jóvenes y la educación. Vosotros, los jóvenes, sois los primeros protagonistas de vuestro futuro. Con vosotros me encuentro bien.

 

Realmente mi vida es estar en medio de vosotros". Su manera de educar era una manera "diferente". Los chicos se lo pasaban pipa. Ya no era sólo que pudieran jugar en el patio. Don Bosco descubría mil actividades que podían hacer y con las que podían disfrutar: Teatro, Bandas de música... y mil cosas más. Realmente, el sueño de Don Bosco es toda una Fiesta.

 

5: Don Bosco / Chico.

 

Saber mirar el corazón de los chicos y los jóvenes. Saber mirar al corazón de las personas. Este es el gran secreto de Don Bosco. Es un secreto que debe saber todo el mundo. Él decía: no basta con amar a los chicos. Es necesario que ellos se den cuenta que son amados. Y, vaya si se daban cuenta. Por Don Bosco habrían sido capaces de hacer lo que fuera, y Don Bosco, para ellos, también.

 

¿Y si nosotros también lo intentáremos? ¿Y si en lugar de fijarnos tanto en las apariencias, nos fijáramos más en el corazón de las personas? ¿Y si buscásemos la belleza que hay en el interior de cada uno de nosotros en lugar de fijarnos en lo que quizás es más negativo? Pero este es otro sueño, el sueño de cada uno, y somos cada uno de nosotros quienes primero tenemos que mirar el fondo de nuestro corazón para poder mirar también el fondo del corazón de los demás.

 

6: Mundo.

 

A lo largo de 150 años los sueños de Don Bosco se han ido haciendo realidad. El sueño de Don Bosco se ha extendido a todo el mundo. Él también tuvo sueños y sé que le hablaban de tierras lejanas, de países que esperaban que su obra llegara. Sus talleres y escuelas se van extendiendo por todo. El mundo, desde Don Bosco, ya no es tan redondo y tiene una forma que se asemeja más a un corazón.

 

Los salesianos, que quieren ser los continuadores de la obra de Don Bosco, se siguen haciendo presentes en medio de los jóvenes. Es como la semilla en la masa de pan, que va creciendo y creciendo. Un estilo, un sueño, una realidad: Don Bosco presente en el mundo. Vale la pena intentarlo. Es así como llegan a hacerse realidad los sueños: poniendo todo el esfuerzo. Don Bosco lo hizo tan bien que llegó a santo.

 

7: Globo.

 

Y tú, ¿cuáles son tus sueños, cuáles tus ilusiones? Cada uno de nosotros somos como cada uno de estos globos. Llevamos el aire dentro. Tenemos ganas de volar, de llegar a nuestros ideales. Pero... ¿cuáles son?. Don Bosco, hoy, nos enseña que los sueños se pueden hacer realidad. Que las ilusiones pueden convertirse en globos de colores cargados de aire que nos pueden llevar muy lejos.

 

Tú también puedes ser como él, como Don Bosco. Y puedes hacer realidad lo que te propongas. Pero cuidado: procura gastar tu aire en cosas que realmente valgan la pena, en dar aire a los demás, en hacer volar otros globos junto con el tuyo. Tú también puedes ser como él: Palabra de Dios para los demás. ¿Te atreves?

 

Fuente: conoceadonbosco.com

 

CONTINUAR...

contador de visitas
contador de visitas